Diario de Johannesburgo

Diario de Johannesburgo

Bernardo Osuna, presentador de Acción Deportiva Extra, afuera del Museo del Apartheid en Johannesburgo, Sudáfrica. - Univision

Desde que aterricé en el aeropuerto Tambo de Johannesburgo, los

estereotipos que llevaba en la mente fueron completamente borrados por

lo que encontré. Me sorprendió lo moderno que es el aeropuerto y lo

eficiente que hicieron el proceso de aduanas.

“Joburg”, como se le conoce localmente a Johannesburgo, es la ciudad de

oro y la urbe más importante de Sudáfrica. La modernidad de la ciudad

es sorprendente y la cantidad de gente que transita en las calles es

impresionante. El tráfico es asombroso y se compara con cualquier otra

zona urbana del mundo, llámese Los Ángeles, Nueva York o Ciudad de

México.

Al igual que en Estados Unidos, hay un gran numero de inmigrantes

indocumentados entre su población, por lo que es difícil cuantificar la

población exacta de Joburg y del país en general. Contando la zona

metropolitana y sus alrededores, se estiman hasta 10 millones de

habitantes en el área.

Esta región es la primera en el mundo en cuanto a la explotación de

minas de oro y diamantes, además de otros recursos naturales. En una

área de 120 kilómetros se extrae la mitad del oro del mundo. La

riqueza de la región está basada en sus minas, pero históricamente,

fue también la causa de la avaricia que llevo a Sudáfrica al sistema de

apartheid.

Cualquier visita a Joburg seria incompleta sin llegar a Soweto, un

barrio que se creó exclusivamente para repatriar a los residentes

negros de Johannesburgo a un solo lugar. Sin embargo, Soweto se

convertiría en el centro de la lucha en contra del apartheid y de allí

surgieron dos ganadores del premio Nobel de la Paz, el arzobispo

Desmond Tutu y el gran Nelson Mandela.

Los hoteles en “Jozi” son espectaculares y tuvimos el privilegio de

quedarnos un par de noches en el hotel Sandton Sun en la zona de

Sandton, donde hay muchos hoteles de lujo, además de una zona de

negocios muy activa. También nos quedamos en el lujoso hotel Palazzo

de Montecasino, donde visitamos el casino que no le pide nada a los de

Las Vegas.

Los restaurantes son espectaculares y se puede comer desde la comida

autentica Sudafricana hasta comida italiana, india o mexicana, si uno

quiere.

Johanesburgo es la unica de las 9 ciudades sedes que cuenta con 2

estadios mundialistas, Ellis Park y Soccer City. Ellis Park es un

monumento histórico al deporte del país, ya que allí ganó Sudafrica el

campeonato mundial de Rugby ante la mirada del presidente Nelson

Mandela y allí se jugó la dramática final de la Copa Confederaciones

entre Estados Unidos y Brasil. Soccer City sigue bajo construcción,

pero en este majestuoso estadio con capacidad para 90 mil espectadores

se inaugurara la Copa Mundial el 11 de junio y se jugara la final el 10

de junio.

En Joburg conocimos gente muy linda de todos los rangos sociales.

Independientemente de su situación económica, su trato siempre fue

respetuoso.

El nivel de educación es alto entre los profesionistas, pero la mayor

parte de la población no cuenta con educación académica, aunque sí con

una dignidad inquebrantable. Siempre me sentí seguro, aún cuando visite

los barrios pobres. A tal grado que en varios lugares jugamos las

famosas cascaritas en las calles que son universales.

La vida nocturna en Joburg tiene algo para todos los gustos. Hay

música africana, hip-hop americano, música pop y hasta encontramos un

club de salsa.

Johannesburgo ofrece algo para todos y el chiste es planificar tu

visita para pasarla bien. Yo regrese con gratos recuerdos de mi visita

a Joburg y estoy contando los días para mi regreso que será durante el

mundial.