El entrenador del Oporto defiende a Héctor Herrera

Héctor herrera

Héctor Herrera apenas jugó unos minutos porque fue expulsado.

- Getty Images

LISBOA, Portugal - El mexicano Héctor Herrera probablemente no olvidará su fugaz debut como titular en la Liga de Campeones por las peores razones: dos amarillas en los 6 primeros minutos dejaron al Oporto con diez jugadores durante casi 90 minutos y allanaron el triunfo del Zenit ruso.

Nacido en Rosarito hace 23 años, el joven Herrera disfrutó por fin de una merecida titularidad en la competición fetiche de la mayoría de los jugadores después de un periodo de adaptación en el filial del Oporto, que milita en la segunda división.

Convencido de la polivalencia, el posicionamiento táctico y el buen trato del balón del internacional mexicano, Paulo Fonseca, técnico del Oporto, intuyó que podría ser la pieza que faltaba para cubrir el hueco del completo Joao Moutinho, traspasado este verano al Mónaco por una millonada.

Sin embargo, el brasileño 'Hulk' se cruzó en el camino del espigado centrocampista mexicano. Trabó en falta una arrancada del portento brasileño, que se precipitada inevitablemente a la portería de su compatriota Hélton, y fue amonestado en el 5 por el árbitro Paulo Tagliavento.

En esa falta -a unos metros del área grande-, 'Hulk', en la vuelta a su antiguo estadio Do Dragao, ensayó su demoledor latigazo y Herrera, quizá fruto de la ansiedad o de la inexperiencia, se abalanzó a cortar el balón adelantándose a sus colegas de equipo. A Tagliavento no le tembló el pulso y aplicó la ley.

Minuto 6 y segunda amarilla para Herrera, que enfiló atónito el vestuario, aunque aún escuchó algunos aplausos del comprensivo público del Oporto.

La tempranera expulsión del mexicano debe de tener pocos antecedentes en la historia de la Liga de Campeones. Sus compañeros remaron ante los rusos durante 84 minutos con un jugador menos.

Aguantaron unos 80 minutos, hasta que el portentoso 'Hulk' asistió en el 86 al ruso Aleksandr Kerzhakov, cuyo cabezazo tumbó a los locales.

Ahora el Oporto, doble campeón europeo, peleará por el segundo puesto con el Zenit -el Atlético es el líder destacado el grupo G- sin casi margen de error.

Después del encuentro, del mexicano no hubo noticias en primera persona. Fonseca le defendió públicamente de las acusaciones de inmadurez.

"No es justo penalizar Herrera por lo que ocurrió. Asumo todas las responsabilidades sobre ese asunto", explicó.

El entrenador arrimó aún más el hombro por su pupilo y detalló que la segundo amarilla, la de la barrera, fue involuntaria.

Entre los compañeros de vestuario, el argentino 'Lucho' González, veterano capitán del Oporto, no abordó abiertamente el infortunio de Herrera, aunque insinuó que un error arbitral estaba en el fondo de la expulsión de su compañero.

Contratado este verano del Pachuca a cambio de ocho millones de euros, la expulsión de Herrera llegó en un momento de despegue del centrocampista.

En la victoria liguera ante el Arouca (1-3) -antes del parón de las selecciones-, Fonseca había alabado al joven mexicano: "Estoy satisfecho con Herrera y con la segunda parte de todos. Estuvo muy bien", aseveró. EFE