Neymar: ''La presión no me afecta. Desde joven soñaba con ser ídolo de multitudes''

Neymar no le huye a la presión

El atacante brasileño confesó que desde joven ya se veía como ídolo de multitudes y, sin duda, ha cumplido sus sueños.

- Getty Images

PARÍS, Francia - El delantero brasileño y nueva figura del FC Barcelona, Neymar da Silva, habló acerca de su personalidad, y señalo que no siente presión por la responsabilidad de convertirse en el próximo ídolo de la selección brasileña.


"La presión no me afecta. Desde muy joven soñaba con jugar en la selección brasileña y ser el ídolo de las multitudes. Estoy listo para cualquier desafío. Yo siempre estoy dispuesto a esto" afirmó el atacante de 21 años, en entrevista concedida a la revista Surface.

La publicación de origen francesa adelantó este martes parte de las declaraciones que ofreció el "Menino da Vila", en las que también se refirió a su manera de juego, tan cuestionada últimamente por los medios al momento de recibir una falta o fingir.

"Si salto así es por defenderme, para que los defensas rivales no me lesionen", explicó el ex atacante del Santos, al tiempo de reconocer que en ocasiones tiene actitudes "pretenciosas", "Sí, yo soy pretencioso. Pero eso nunca me ha causado problemas".

Pese a que la entrevista que será publicada en su totalidad el próximo 26 de julio no posee un gran contenido relacionado con el futbol y destaca más por temas que giran alrededor de su vida íntima, el crack de la selección brasileña admitió su gusto por la moda, pero no cree estar a la par del ex jugador inglés, David Beckham.

"Me gusta comprarme ropa, buenos perfumes, cremas para mi pelo. Por ejemplo, me depilo las piernas, pero no me considero un metrosexual. Eso sería más para Beckham, que es alguien con estilo".

Neymar pasa sus últimos días de vacaciones en Brasil, antes de reunirse con el Barcelona y comenzar su trabajo de preparación, para lo que podría ser su primer juego a lado del argentino Lionel Messi, durante el partido amistoso del 30 de julio contra el Lechia en la ciudad de Gdansk (Polonia).