• Copa oro
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Sorpresa Decepciones
  • Próximo álbum

Figuras, sorpresas y decepciones de la Copa Oro

A falta de la final, ya podemos hacer balance de lo que nos ha ido dejando la Copa Oro en el camino, con sus sorpresas, figuras y decepciones. Veamos cuáles fueron.
Chris Wondolowski ha estado viviendo un romance con el gol. El delantero de Estados Unidos lleva 5 y es el máximo anotador del torneo a falta de lo que pueda pasar en la final. Ayuda en su récord, claro, los tres que le hizo a Belice.
La mejor noticia para Estados Unidos ha sido el regreso de Landon Donovan. Luego de un retiro voluntario de un año fuera de la selección, en la Copa Oro se puso las botas de héroe y ha sido el añorado 'Capitán América' de otrora.
Rodolfo Zelaya dejó muestras de su inmensa calidad en cada uno de los partidos que jugó El Salvador. 'Fito' se echo el equipo al hombro y fue imparable para los rivales.
Costa Rica, en líneas generales, mostró buen nivel en la Copa Oro. Destacó su trabajo como equipo más que las individualidades, pero entre éstas, Michael Barrantes fue un hombre referente.
Honduras fue otro equipo de juego colectivo, con altas y bajas en su s partidos. Uno de los más constantes fue Jorge Claros.
Los primeros tiempos de Cuba fueron buenos en todos sus partidos. Mientras aguantó el equipo Crespín dio esperanzas con sus goles y el Cuba sorprendió pasado la primera fase.
Otro destacado del equipo antillano fue Martínez, un veloz extreno, explosivo y desequilibrante.
Kenwayne Jones, con dos goles, fue fundamental para que Trinidad y Tobago lograra un triunfo y un sorpresivo empate. Esto no le alcanzó para avanzar a cuartos, pero el equipo dejó buena impresión en gran parte gracias a éste jugador del Stoke City.
Otro jugador que dejó grata impresión en lo poco que se vio fue el haitiano Jean Maurice. El delantero ficha del PSG que juega cedido en el Le Mans hizo dos goles y mostró talento. Ya le había marcado a España en un amistoso el mismo día que nació su primer hijo.
Panamá ha sido, sin duda, la grata sorpresa. Con un fútbol, rápido, práctico y buen toque, se metieron en la final y le garon dos veces a México. Gabriel Torres, con tres goles, ha sido una de sus armas. El goleador del Zamora en Venezuela ha mostrado el porqué es pretendido por equipos franceses.
Blas Pérez ha sido otro de los destacados. El delantero de Dallas es un hombre letal y difícil de contener.
Martinica iba a ser la cenicienta del torneo, y aunque no clasificó se vendió caro y dejó buenos detalles. Sorprendió a Canadá al ganarle en el partido inaugural y opuso resistencia a Panamá y México.
Precisamente México fue la gran decepción de esta Copa Oro. A pesar de su crisis llegaron con el cartel de favoritos, dijeron que eran un equipo diferente al que venía con malos resultados de la eliminatoria y de la Copa Confederaciones, pero ni jugaron bien ni llegaron a la final como se esperaba. Panamá fue su bestia negra.
Pocos son los que se salvaron de la quema y supieron aprovechar la oportunidad en esta selección B de México. Marco Fabián fue uno de ellos.
Rafael Márquez Lugo fue la mayor decepción del Tri. Por su experiencia y buen momento se esperaba más de él, pero quedó a deber.
Hubo otros que estuvieron por debajo del nivel, como Joel Huiqui o Adrián Aldrete, quien se esperaba pudiese regresar a esta 'Generación Dorada' del Mundial Sub 17 de Perú.
De Canadá se esperaba más, pero ni en juego ni en resultados impresionaron. Se fueron con tres derrotas y una pobre imagen. Un equipo que en algún momento infundía cierto respeto aunque no fuese favorito, parece estar en un larga etapa de baja en la que no asustan a nadie.
Belice fue la autentica cenicienta de la Copa Oro, nadie contaba con ellos, es cierto, pero aunque ofrecieron cierta resistencia ante Costa Rica, se llevaron sendas goleadas contra Estados Unidos y Cuba para ser el peor equipo de esta justa.
No ha sido precisamente una decepción, pero Stuar Holden regresaba a la selección después de una larga lesión. El 'escocés', una de las grandes promesas del fútbol de Estados Unidos, apenas jugó 45 minutos y a pesar de haber hecho un gol, parece no haber convencido a Klinsmann.
Próximos álbumes

Estados Unidos liquidó a Honduras y es finalista de la Copa Oro

11 maneras de botar tu dinero sin darte cuenta

10 razones por las que ignorarían tu resumé

Sanibel y Captiva, ¡un paraíso en aguas del Golfo!

Disfruta más imágenes
a tu izquierda