Publicidad

  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Bayern volvió a golear al Barcelona
  • Próximo álbum

Bayern Múnich volvió a golear al Barcelona y va a la final de la Champions League

El estadio Camp Nou de Barcelona quería presenciar una remontada para la historia en las semifinales de la Champions League.
El cuadro 'blaugrana' recibía el duelo de vuelta luego de haber caído 4-0 en el primer partido.
Era el momento, casi imposible, para que los 'culés' demostraran de qué estaban hechos.
Pero enfrente tenían a un Bayern Munich que ya en la ida demostró que es una máquina de fútbol.
Los entrenadores de los clubes se saludaron previo al juego, demostrando el espíritu deportivo en todo momento.
La gran nota previa al juego fue que Lionel Messi se quedó en el banco, incluso se quedaría a hí los 90 minutos.
Comenzó el partido y los españoles tenían esperanzas de reacción, pero necesitaban goles de inmediato.
Sin embargo, había una falta de ideas por parte del Barcelona desde la mitad de campo.
Cesc apareció como referencia en la zona ofensiva, intentando suplir a Messi.
Ni futbolistas como Andrés Iniesta estaban viéndose a la altura del juego que se les conoce.
Así pasaban los minutos y el Bayern se mantenía en busca de un contragolpe letal.
Los alemanes no tenían la posesión de la pelota, pero sí las ocasiones de peligro al frente.
El técnico de los teutones no paraba de dar indicaciones para que su Bayern pudiera rematar.
Gerard Piqué tuvo que emplearse a fondo, con tantos contragolpes producto de las fallas en defensa.
Arjen Robben fue amonestado a causa de algunos reclamos.
Pero los disparos del Barcelona apenas y aparecía en la parte final del primer tiempo.
Xavi tuvo la ocasión de mayor peligro para Barcelona, mandando el balón a la tribuna.
Manuel Neuer apenas y tuvo que salir de su área, sólo para tomar alguns centros por aire que no llevaban peligro.
Para el segundo tiempo, las cosas tomarían forma en favor del Bayern.
Si la eliminatoria ya estaba definida, Arjen Robben se encargó de encarrilarla aún más.
El holandés firmó un contragolpe con su más puro estilo de desbordar por la derecha.
Todo el Bayern festejaba este gol sabiendo que sólo era cuestión de tiempo para tener el pase a la final.
Barcelona, más que irse con mayor fuerza al ataque, no tenía forma de contrarrestar lo que vivía.
Y lo peor estaba por venir, sí, aún cuando pareciera que ya no era posible ver algo peor.
Franck Ribery se internó por la pradera izquierda y centró para que alguien inesperado impactara el balón.
Piqué no pudo evitar el golpear la pelota con su rodilla y poner un autogol lapidario.
El defensor catalán no podía creer lo que pasaba.
Mientras tanto, la alegría de los visitantes parecía como si se tratara de la final.
No era para menos, este Bayern daba la impresión de acabar con una dinastía futbolística y tomar el relevo.
Pero los alemanes no estaban conformes con es eresultado, querían más.
Y lo consiguieron, con otro contragolpe que ahora fue formado con un cabezazo certero.
Thomas Müller aparecía entre unos desconcertados defensas barcelonistas y ponía el 3-0.
Víctor Valdés era el menos culpable de este resultado, o en todo caso era tan culpable como sus compañeros.
El silbatazo final se escuchó en el Camp Nou y la tristeza invadió a todos los locales.
Todo lo contrario a la fiesta del Bayern, que ahora continuaba con festejos.
Los futbolistas quisieron agradecer a todos sus aficionados que hicieron el viaje a España.
Hasta un espontáneo apareció sobre el césped y se abrazó con los futbolistas.
Con playeras alusivas alusivas a Wembley, el estadio en el que se disputará la final de la 'Champions', el Bayern acabó lo iniciado en Múnich y se verá las caras con el Borussia Dortmund en un partido totalmente alemán.

Publicidad

Próximos álbumes

Borussia Dortmund eliminó al Real Madrid y va a la final de la Champions League

Calificamos a Bayern Munich y Real Madrid tras la semifinal de Champions League

Factores que podrían determinar al campeón de la UEFA Champions League

Real Madrid vs. Atlético de Madrid, el camino a la final de Lisboa

Disfruta más imágenes
a tu izquierda