Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Milan frenó a Barcelona en la ida
  • Próximo álbum

Milan frenó a Barcelona en la ida de octavos de final de la Champions League

Se jugó el último día de acciones en la ida de octavos de final de la Champions League y Milan recibió a uno de los favoritos, el Barcelona.
Mario Balotelli se quedó en las tribunas porque no puede jugar Liga de Campeones con los 'rossoneri', pero estuvo muy bien acompañado por su nueva novia.
Algunas otras caras conocidas, como la de Cristian Vieri, se pudieron ver en las gradas del Guiseppe Meazza.
Los barcelonistas mostraron una vez más su ya clásico estilo de juego, ante un Milan netamente echado atrás.
Los italianos estaban esperando el error de los españoles, con gente como Kevin-Prince Boateng en el ataque.
Boateng tenía una fanática de lujo en las gradas, su pareja la modelo Melissa Satta.
El orden italiano en defensa era impecable, con sus 11 jugadores detrás de medio campo tapando cada espacio posible.
Jugadores de la calidad de Xavi no veían la manera de abrir ese candado.
El contragolpe sería la cereza en el pastel para los lombardos.
Su problema era que en las primeras oportunidades de dañar al Barcelona no se vieron muy finos.
Para el segundo tiempo, los milanistas parecían ganar confianza ante un Barcelona con la posesión del balón pero gris de tres cuartos de cancha en adelante.
Andrés Iniesta, de los pocos futbolistas que seguían regalando gambetas, se veía en apuros con los múltiples defensores a su alrededor.
El marcador al fin se abrió al minuto 55, pero en favor del cuadro de casa gracias a Boateng.
Su hermosa novia gritó el gol tanto como su pareja.
El ghanés sacó partida de un rebote tras un tiro libre y fusiló a Valdés. Sin embargo, previamente hubo una mano del milanista Zapata que no se sancionó.
Barcelona necesitaba marcar para igualar la eliminatoria, además del valor para desempatar de los tantos de visita.
Lionel Messi había pasado el juego de forma inadvertida.
Estos factores animaban más a un Milan envalentonado.
Por si fuera poco, Sulley Muntari aumentó la diferencia a nueve minutos del final.
Los hombres de Massimiliano Allegri estaban sorprendiendo a propios y extraños.
Un resultado que nadie se esperaba, pero que tenía contentos a todos los milanistas.
Se escuchó el silbatazo final y no hubo tiempo para más intentos barcelonistas por reaccionar.
Ni Messi, ni Pedro o Xavi, Iniesta o Alexis fueron capaces de descifrar el 'Catenaccio'.
Las caras de alegría se veían en todo el plantel milanista.
Y no es para menos, pues aunque todavía tienen que jugar la vuelta en el Camp Nou su ventaja es más que esperanzadora.
En el útimo juego, el Galatasaray recibió al Schalke 04.
Los alemanes tenían que ser muy cuidadosos en territorio turco.
Con refuerzos como el marfileño Didier Drogba, el Galatasaray apostaba por sacar ventaja.
Y así lo hizo en el minuto 12 con un gol de Burak Yilmaz.
Los turcos parecían encaminados a vencer a un Schalke irregular en los últimos meses.
Pero justo al minuto 45, el estadounidense Jermaine Jones igualó las cosas.
Schalke reaccionaba a falta de medio tiempo.
Drogba y compañía se pasaron todos esos minutos con la firme convicción de retomar la ventaja.
Pero la defensiva teutona formó un bloque lleno de seguridad.
No hubo más que reclamos y algunos empujones, pero los goles no se vieron más. Galatasaray y Schalke definirán la eliminatoria en Alemania.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Bayern goleó al Arsenal en el Emirates y el Porto sacó ventaja ante Málaga

Real Madrid festejó la Décima en Cibeles

Análisis de grupos de la UEFA Champions League 2014-15

Las mejores imágenes del sorteo de Champions y la premiación a Cristiano Ronaldo

Disfruta más imágenes
a tu izquierda