Dirigente de Independiente sufrió robo y lo vincula a 'barrabravas' en Argentina

AFP | Nov 29, 2013 | 11:32 AM
Un directivo del club Independiente, de la segunda división de fútbol argentino, fue víctima de un robo en su casa, lo que vinculó con 'barrabravas' (hinchas violentos) de la entidad, en declaraciones este viernes a la prensa.
“"Esto no fue un robo común", dijo el secretario administrativo de Independiente, Claudio Ciancio,”
"Esto no fue un robo común", dijo el secretario administrativo de Independiente, Claudio Ciancio, al relatar detalles del hecho delictivo ocurrido la mañana del jueves en su domicilio en el barrio capitalino de Caballito.
El dirigente, que recibió un culatazo con un arma en la cabeza durante el asalto, vinculó el hecho con uno de los jefes de la 'barrabrava', Pablo "Bebote" Alvarez.
"El lunes pasado, el señor Pablo Alvarez al que todos conocen como Bebote, se me acercó en las inmediaciones del estadio mientras controlaba el ingreso de los hinchas a la cancha para decirme que él ya no podía parar a sus compañeros y que me la querían dar (golpear)", detalló Ciancio.
Según el relato, el dirigente respondió que su función es controlar para que "ningún socio tenga privilegios" y no se permita ingresar al estadio sin carnet o sin la cuota al día, y que lo seguirá haciendo, por lo que Alvarez le advirtió que se atenga a las consecuencias.
El jueves, tocó el timbre un supuesto empleado de un correo privado que debía entregar una encomienda y al abrirle la puerta golpeó a Ciancio en la cabeza con la culata de un arma y luego ingresó con otros dos delincuentes.
El dirigente, su esposa y una empleada doméstica fueron maniatados, tras lo cual les robaron dinero y joyas y una bicicleta, entre otros objetos.
"Durante el robo, cuando yo estaba maniatado, uno de ellos me dice: 'vos sabés quien nos manda' y después agrega que 'sabemos que tenés más plata porque vos te llevas todos los días del club', lo que es mentira", precisó Ciancio.
Antes del robo, se habían recibido un par de "llamadas extrañas", dijo el dirigente.
El 4 de octubre pasado fue suspendido un partido en el Independiente recibía a Unión por temor a un enfrentamiento entre facciones de la hinchada del 'rojo', tras el arresto de 33 hinchas de ese club portando armas de fuego y facas en las inmediaciones del estadio.
La mayoría de las barrabravas del fútbol argentino se han convertido en verdaderas organizaciones delictivas, que se financian con negocios ilegales como la venta de entradas.
Independiente, uno de los 'grandes' del fútbol argentino, descendió este año a la segunda división por primera vez en sus 108 años de historia.
©AFP
Commentarios