El 2012 fue el año en que Cruz Azul llegó a 15 años sin ganar un título de liga

Notimex | Dec 22, 2012 | 7:12 PM
CIUDAD DE MÉXICO - Cruz Azul vivió dos procesos con técnicos diferentes, pero ni Enrique Meza, en su sexto torneo consecutivo; ni Guillermo Vázquez Herrera, en el primero, pudieron en 2012 acabar con la sequía de títulos del club, que es de 15 años ya, los cuales recién se cumplieron. La Máquina participó en cuatro competencias en el presente año, dos de liga, Clausura y Apertura; la primera edición de la Copa MX versión Apertura 2012 y, en el plano internacional, la Copa Libertadores de América, que fue su tercera actuación en ese certamen. Bajo la tutela de Enrique Meza, en quien se depositaron todas las esperanzas de que fuera el indicado para cortar la racha sin títulos del club, la escuadra celeste tuvo una irregular campaña en el Clausura 2012, que lo llevó a definir su pase a la liguilla hasta el último encuentro de la campaña ante América en el estadio Azteca. Batalló en ese certamen con altibajos y lesiones de varios de sus elementos, entre ellos el defensa central chileno Waldo Ponce, quien había llegado como refuerzo para el Apertura 2011 y tardó en sanar del problema en el talón de Aquiles de ambos pies que sufrió con su selección, al grado que se perdió todo el primer semestre, lo cual derivó en que fuera puesto transferible para el Apertura 2013. Por su lado, Jair Pereira, quien procedía de la filial de la Liga de Ascenso, hizo entonces dupla en la zaga central con el canterano Néstor Araujo, y junto con José de Jesús Corona, titular en todos los partidos como guardián de la meta celeste, dieron solidez al aparato defensivo tras varios torneos de batallar en esa línea. Tras siete jornadas sin derrota, en la fecha ocho cayeron 0-2 ante su "coco" de recientes épocas, Morelia, que los ha dejado fuera en dos liguillas, y aunque después recompusieron con un triunfo en feria de goles 4-3 al Monterrey en el estadio Azul, dos descalabros en fila más, ante Guadalajara (1-2) y Santos Laguna (0-1, en casa), los alejó de zona de calificación. Con seis partidos por delante para cerrar el certamen, la "Máquina" celeste estaba obligada casi a la perfección si quería calificar y buscar una oportunidad más para el anhelado campeonato con "Ojitos" Meza en el timón. Empató de visita 1-1 ante Puebla en la fecha 12, luego doblegó 3-1 al San Luis en casa, pero cayó de manera inesperada ante Querétaro 1-2 en el minuto final con un yerro del arquero Jesús Corona que aprovechó bien el defensa Efraín Cortés. En las jornadas 15 y 16 goleó 3-0 a domicilio al Toluca, y 5-2 a Estudiantes Tecos, escuadra a la que de forma matemática mandó a la Liga de Ascenso MX por primera vez en su historia, triunfos con los cuales se colocó a sólo un triunfo para acceder a liguilla, aunque debía sortear a uno de sus archirrivales en la fecha 17: América, ya calificado. Mal empezó aquel juego porque Águilas fue un vendaval en el primer lapso, y a los 13 minutos ya tenía ventaja de dos tantos, ambos obra del ecuatoriano Christian Benítez. Pero vino su reacción con un gol del defensa Jair Pereira al minuto 24, así como una acción determinante en el juego, cuando Corona le atajó un penal a Benítez al minuto 41. Aunque el argentino Emanuel "Tito" Villa emparejó los cartones 2-2 al minuto 73, en lo que fue su último gol como celeste porque la directiva ya no le renovó contrato pese a sus 54 anotaciones en seis torneos, el empate de aquel 29 de abril no fue suficiente para ganar un boleto a la fase final. Así, Cruz Azul quedó en noveno sitio con 25 puntos, aunque mantuvo viva su racha sin perder ante los de Coapa, ahora con cuatro encuentros. Quedaba entonces a los celestes sólo su participación en la Copa Libertadores, en la que compitieron dentro del grupo seis, en el cual se enfrentaron al Corinthians brasileño, Nacional paraguayo y Táchica venezolano. Con 11 puntos calificó a los octavos de final en segundo sitio, por debajo del "Timao", que concluyó invicto con 14 puntos. Tan sólo un par de días después de su eliminación en el torneo local debió enfrentar al Libertad de Paraguay, en el choque de "ida" de los octavos de final, la noche del 1 de mayo. El partido no comenzó bien porque en los primeros minutos se lesionó el portero titular Jesús Corona, quien fue sustituido por Yosgart Gutiérrez. Javier "Chuletita" Orozco puso a la "Máquina" al frente en el minuto 26, aunque Pablo Velázquez emparejó a los 70 minutos para complicar el panorama a los mexicanos y dejar con un amargo sabor de boca a la afición, que llenó en noche de martes el estadio Azul pese al horario del partido (21:00 horas), y que 48 horas antes había enfrentado en el "Clásico Joven" a las Águilas. Una semana después, el 8 de mayo, en el estadio Nicolás Leoz, de Asunción, los guaraníes eliminaron a Cruz Azul del certamen continental al derrotarlo 2-0 para un global de 3-1, y al siguiente martes 15 de mayo, el mentor de varios de los jugadores cementeros, Enrique Meza, fue cesado de su cargo. La directiva celeste oficializó entonces, el 25 de mayo, la llegada al timón de Guillermo Vázquez Herrera, un joven estratega que en el Clausura 2011 guió a Pumas de la UNAM, donde se formó como jugador y técnico, al título en el Clausura 2011 sobre Morelia. Vázquez, quien llegó con sus auxiliares Carlos Gutiérrez y José Luis Salgado, además del preparador físico Ricardo Campos, y la directiva le colocó al peruano Juan Reynoso como asistente para ayudarlo a entender la filosofía del club y a ser un enlace con la gente de pantalón largo, debió empezar a trabajar en instruir a sus pupilos con su esquema de juego. Llegaron además como refuerzos el defensa central colombiano Luis Amaranto Perea, el atacante argentino Hugo Mariano Pavone y el volante mexicano Pablo Barrera, proveniente del West Ham United de Inglaterra, elemento bien conocido por Vázquez Herrera, pero en quien la afición confiaba poco por la escasa actividad que tuvo desde que se fue a Europa. Los resultados fueron positivos de inicio en calidad de visitantes, pues derrotaron a San Luis (2-1), Puebla (1-0) y Universidad Nacional Autónoma de México (1-0) de manera consecutiva, aunque en casa batalló, porque ligó cinco actuaciones con empates contra Morelia, Guadalajara (ambos 0-0), León, Pachuca y América (los tres por 1-1). Fue hasta la jornada 11 cuando consiguió su primer triunfo en casa al doblegar 4-0 a un Atlante que venía en caída, pues ligó así cuatro derrotas en fila, el sábado 3 de octubre, con goles del "Tanque" Pavone (minuto 28), quien concluyó con siete tantos como el máximo artillero, del también argentino Christian Giménez (minuto 65), Javier Aquino (76) e Israel Castro (84). Al final, concluyó el certamen invicto en el estadio Azul con tres victorias y seis empates, además de ser la mejor defensa con 15 goles permitidos, junto con Tijuana y América. Así, totalizó 26 puntos tras ganar seis encuentros, igualar ocho y perder sólo tres para ubicarse en sexto sitio para quedarse lejos de la posibilidad de calificar otra vez a la Copa Libertadores de América. Fue León, el tercer sitio en la tabla y quien aseguró el último cupo a dicho certamen, junto con Toluca y Tijuana, su adversario en cuartos de final, luego de una campaña de ensueño en su regreso a Primera División, tras sumar 33 puntos. La Máquina comenzó bien el partido ante su afición, con un gol de Gerardo Flores al minuto 15, el miércoles 14 de noviembre, pero el arquero Christian Martínez le detuvo al argentino Christian Giménez en el 19 una pena máxima, regalo del silbante Ricardo Arellano Nieves, quien todavía en el minuto 58 cometió otra pifia al dar por válido el segundo tanto celeste, obra del pampero Mariano Pavone, y en el que Javier Aquino, quien le dio el pase, estaba en fuera de juego. El uruguayo Nelson Sebastián Maz había emparejado el duelo al minuto 55, y aunque ya no lograron dar alcance en este choque, los Esmeraldas se sabían seguros de venir de atrás para el choque de "vuelta", el día 17. La mínima ventaja de los cruzazulinos los puso a modo, pese a que se enfrentarían otra vez la mejor zaga, los celestes, ante la artillería más productiva, la de la fiera, a la que bastaba un gol para avanzar a semifinales, por el nuevo criterio de desempate de que en caso de paridad en el marcador global los tantos de visita valdrían doble. En la "vuelta", el colombiano Hernán Darío Burbano fue una pesadilla para la zaga celeste, y con dos pases para gol, ambos para el uruguayo Matías Britos (minutos nueve y 33), y uno más de Luis Antonio Delgado (al 86) la fiera se devoró un equipo que ni las manos metió para quedar fuera de la liguilla y cumplir 15 años de su más reciente título. Apenas 20 días después de este encuentro disputado en el estadio Nou Camp, donde se coronó por ocasión más reciente en el Torneo Invierno 1997, se cumplieron 15 años de ese octavo título. Aficionados de varios clubes empezaron entonces con una campaña de burlas a esta sequía en redes sociales, ya sea con videos o con imágenes en las que mostraban a la mascota del club o a varios de sus actuales jugadores y directivos como parte de una fiesta de XV años, en lo que es la segunda racha más larga sin campeonatos de este club. Tampoco logró disminuir esas burlas porque en el Torneo de Copa MX Apertura 2012 ni siquiera calificó a los cuartos de final, luego de concluir con par de triunfos, dos empates y dos derrotas para quedar de sublíder de su escuadrón con 10 puntos, por debajo del Neza de la Liga de Ascenso MX, con 11. Aunque sólo Pachuca, Tijuana y Toluca de la Liga MX avanzaron, ninguno de ellos pudo llegar a semifinales; en tanto, Cruz Azul sigue ansiando saborear las miles del triunfo de las que disfrutó hace 15 años.
©Notimex
Commentarios